¿Es normal que se caiga el pelo?

¿Sabías que la llegada del otoño suele ir asociada a una mayor preocupación por la caída de cabello?

¿Te reconoces en esta frase? Entonces tenemos información para ti. Si estás en ese momento en que te preocupa la pérdida de masa capilar, podemos ayudarte a afrontar con más optimismo esta situación.

Para empezar, es necesario que sepas que perder pelo es normal. De hecho,perdemos entre 50 y 100 al día, ya que contamos con más de 120 000 y aproximadamente el 15 % se encuentra ya en una fase en la que ha terminado de crecer. Por eso, si has empezado a preocuparte al ver caer algún pelo, debes tener en cuenta que es algo no solo habitual, sino necesario para el buen estado de tu cuero cabelludo.

¿Entonces, debes preocuparte por la caída de pelo? Solamente cuando dicha caída es excesiva. Si la cantidad de cabellos que encuentras en lugares como la almohada, la ducha, el cepillo o la ropa comienza a ser superior a la habitual, tal vez hayas empezado un ciclo de renovación capilar. Pero no sufras cuando el motivo es estacional, como ocurre en otoño, tu melena se renovará en unos meses. Es por eso que recomendamos cuidar y nutrir más tu pelo durante este ciclo, y así ayudar a que nazca más sano y fuerte.

 

¿A qué se debe la caída de cabello?

Sin embargo, conviene tener en cuenta cuáles pueden ser los motivos de esta pérdida, ya que este problema también puede ir asociado a etapas de estrés emocional o físico, así como al déficit nutricional. Estos son factores que a veces requieren la asistencia de expertos, que te ayudarán a mejorar dicha situación y, con ello, a controlar el estado de tu salud y tu pelo.

Como hemos dicho, la estacionalidad va ligada a la caída, que tiende a potenciarse en primavera y otoño, mientras que otros factores son el hormonal y el genético. Estos últimos no son tan sencillos de controlar como la dieta, por ejemplo, pero sí hay formas de compensarlos y acabar con su influencia. En todos los casos debemos emplear productos adecuados y poco agresivos en el proceso de lavado.

 

¿Hay solución?

Efectivamente, la hay. Algunas de ellas son más sencillas y otras más complejas, pero hoy en día, y si se actúa a tiempo, puede no solo frenarse la caída, sino recuperar parte de lo perdido.

Para empezar, mantener una dieta sana y equilibrada es fundamental. Y no solo para cuidar el cabello, sino para todo el organismo. Lo que comemos afecta directamente a cómo nos encontramos, y es por ello que es una faceta que no conviene descuidar en ningún momento.

También es necesario aprender a controlar el estrés, llevando un ritmo de vida más acorde a lo que podemos (y debemos) soportar. De nuevo, esto es algo que no solo agradecerá tu pelo, sino todo tu cuerpo. Y si sientes que simplemente no puedes gestionar esta situación por ti mismo, no temas pedir ayuda. Por muy normalizado que podamos tener el pasar por continuas fases de agobio, esto
no es ni mucho menos beneficioso.

Por supuesto, evitar ser agresivos con nuestro cabello es también fundamental, ya sea mediante los productos utilizados o temperaturas extremas. Prolongar el periodo de vida del pelo pasa por tratarlo bien, y aunque parezca obvio, solemos pasarlo por alto muy a menudo. No lo sometas a agua extremadamente caliente o a champús dañinos para que pueda volver a su estado habitual. Por último, ante casos más complejos, emplear los productos adecuados es necesario. Lambdapil Anticaída cuenta con una gama de ISDIN que te ayudará a prevenir la caída y a reforzar tu cuero cabelludo lo que, sumado a los elementos anteriores, te permitirá lograr que tu pelo vuelva a brillar con todo su esplendor.

Entre dichos productos, Lambdapil incluye unas cápsulas que proporcionan el complemento alimenticio ideal, aportando a tu cuerpo vitaminas, minerales y extractos de plantas que mantendrán tu cabello en un estado saludable. Además, cuentan con un champú anticaída que hará que tu pelo recupere volumen y también con una loción anticaída que reduce la pérdida y favorece el crecimiento.

Combinando todos estos aspectos, ayudarás a combatir esta situación y la preocupación que pueda acarrear.